História

Los inicios...

Los precedentes a la constitución formal de la Hermandad de la Oración del Huerto hay que situarlos en las celebraciones de la Semana Santa de 1946. La idea surge el mismo Domingo de Ramos y va madurando durante toda la Semana Santa, dando paso a la primera reunión seria en la tarde del Jueves Santo, en los locales del Círculo Católico, donde participaron Francisco Puig Garrigues, Francisco Romeu Planells, Francisco Moreno March, Francisco Mora Lerma, José Llópez Piles y Pascual Ricart Mesado.

A ellos se les suma Ricardo Rodríguez López, como persona que apoya y representa a los miembros en los ámbitos en los que su juventud así lo requiriera, con ayuda de Isidro Romeu Mora y Vicente Romeu Mora.

Tras ella, continuaron las reuniones encaminadas a la constitución formal de la Hermandad, destacando la celebrada en casa de Isidro Romeu, el mismo Domingo de Resurrección. El fruto de todas estas reuniones fue la creación de una primera junta provisional, integrada por: Presidente, Isidro Romeu Mora; Secretario, José Llópez Piles; Tesorero, Francisco Romeu Planells; quedando los demás presentes como vocales.


La constitución de la Hermandad de la Oración del Huerto.

El acto oficial de constitución tuvo lugar en el Convento de Ntra. Sra. de Monte-Sión, el 30 de Mayo de 1946, y en el que participan Francisco Romeu Planells, Ricardo Rodríguez López, Francisco Puig Garrigues, José Silla Torrent, Francisco Mora Lerma, Pascual Ricart Mesado, Francisco Carratalá, José Ánchel Ortí, José Llópez Piles y Francisco Moreno March.

Según el acta de constitución, realizada dicho día, quedaron aprobados en ese acto los principios básicos y distintivos de la hermandad:
  • El nombre de la misma, Hermandad de la Oración del Huerto.
  • El lugar donde había de estar radicada, la iglesia de Ntra. Sra. de Monte-Sion.
  • El consiliario de la misma, que debía de ser superior de la comunidad de los Terciarios Capuchinos o el religioso que este designare.
  • La participación en la Semana Santa correspondiente al año 1947.
  • La integración en la hermandad de todas aquellas personas que, mayores de diez años, fueren verdaderos católicos y de una conducta moral intachable, hecho que se tuvo muy en cuenta en cada una de las incorporaciones realizadas en los meses siguientes.
Antes de finalizar el año 1946, en el mes de diciembre, tras las oportunas consideraciones por parte de todos, acuerdan establecer el hábito definitivo:
  • Túnica blanca con abotonadura a la espalda desde el cuello hasta la cintura.
  • Mangas anchas acampanadas.
  • Guantes y calcetines blancos.
  • Cíngulo de color oro viejo.
  • Capa y capuchón verde oliva, llevando este último en su lengua el distintivo de la hermandad, formado por un cáliz y dos ramas de olivo que se cruzan en su base.
Se constituyen distintas comisiones entre los miembros de la junta que se encarguen de los diversos trabajos a realizar, entre ellos:
  • Cobro de las primeras cuotas para amortizar el hábito, a cargo de Francisco Carratalá y José Silla.
  • Búsqueda de la tela adecuada para confeccionar el hábito, siendo la de don Luis Duato la tienda escogida.
  • Elaboración de los báculos para las procesiones, elaborados finalmente en los talleres de Péris Andreu, resultando ser de finísimo tubo de latón, dos aureolas y como culminación la reproducción del Santo Cáliz.
  • Compra de tela, hilo de oro y pedrería para la elaboración del banderín, a cargo de Ricardo Rodríguez.

La primera Semana Santa de la Hermandad.

En la junta realizada el 12 de marzo de 1947 se acuerda solicitar a la Junta Central de Hermandades la admisión en este organismo. Unos días después queda aprobada la incorporación a la junta, siendo designados Ricardo Rodríguez y Francisco Monsonis los representantes de la Hermandad en ella.

En las celebraciones de la Semana Santa de 1947, el Domingo de Ramos salió por primera vez la hermandad, desde el domicilio del Hermano Mayor Francisco Romeu Planells, acompañados de la Hermandad del Santo Sepulcro, para personarse en casa de la madrina del banderín, Consuelo Barberá González.

La hermandad reunida en casa de Consuelo Barberá González.

A continuación, partieron hacia la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción donde don Vicente Esteve Chiralt, arcipreste de Torrent, bendijo el estandarte, actuando de padrinos don Luis Duato Pompidor y doña Consuelo Barberá González, quien se había encargado de confeccionarlo y bordarlo.

Consuelo Barberá González y Luís Duato Pompidor, junto al arcipreste Vicente Esteve Chiralt y el clero local.

En la reunión celebrada por la junta directiva provisional, el 28 de diciembre de 1947, bajo ciertos criterios como la colaboración prestada en el momento de la fundación, la aptitud para el cargo y, sobre todo, el trabajo desarrollado y el entusiasmo desplegado por el bien de la hermandad, se procede a formar la primera junta de la Hermandad. Esta junta quedo constituida por los siguientes doce miembros:

Presidente, Francisco Monsonis Fuster; Vicepresidente, Ricardo Rodríguez López; Secretario, José Llópez Piles; Vicesecretario, Antonio Roca Chust; Tesorero, Francisco Romeu Planells; Contador, Francisco Puig Garrigues; y como vocales, Francisco Moreno March, Vicente Navarro Mora, Francisco Mora Lerma, Francisco Carratalá Miquel, Pascual Ricart Mesado y José Silla Torrent.


Los estatutos y los instrumentos.

Uno de los primeros acuerdos que adopta la nueva Junta es la elaboración de los estatutos por los cuales deberá regirse la Hermandad. La confección de los mismos correspondió al secretario, José Llópez Piles, siendo aprobados en la junta celebrada el 5 de febrero de 1948. Dichos estatutos estaban estructurados en cuatro capítulos y un total de veintiséis artículos, y su contenido era el siguiente:
  • Capítulo 1 (artículos 1 al 5), referidos a los fines de la hermandad, señalando el establecimiento de la misma en el Convento de Monte-Sion, la necesidad de profesar y defender la religión católica e inculcar a los hermanos la devoción a la pasión y muerte de Jesucristo en el trance de la Oración del Huerto.
  • Capítulo 2 (artículo 6), referido al hábito con la especificación de cada una de sus características.
  • Capítulo 3 (artículos del 7 al 11), referidos a las obligaciones y deberes de los miembros.
  • Capítulo 4 (artículos 12 al 26), referidos a la organización interna, detallando las funciones a desarrollar por cada uno de los cargos, las reuniones a celebrar por la junta y su correspondiente renovación.
En las celebraciones de la Semana Santa de 1948 la hermandad contará con su propia banda de tambores y cornetas, propuesta que había sido formulada por Francisco Puig Garrigues. De esta forma, se adquieren en la Casa Dotesio de Valencia, nueve cornetas, tres tambores y un timbal.


El paso de la Hermandad.

En sesión de la junta celebrada el 24 de abril de 1949, tras la presentación de varios bocetos, se acuerda por unanimidad la realización del paso, que habría de ser una reproducción de la “Oración del Huerto” de Francisco Salzillo, existente en la ciudad de Murcia, compuesta de cinco imágenes tamaño natural. El trabajo de tallar las figuras se encargo al escultor Torrentino Vicente Pallardó Latorre, quien modificando la obra de Salzillo con su estilo propio y consiguió unas imágenes de una factura muy delicada y una belleza cautivadora.

La hermandad delante del paso junto al escultor Vicente Pallardó y el consiliario P. Jesús Palmero.

El domingo de Ramos, el día 2 de abril de 1950, tuvo lugar el acto de bendición del nuevo paso, haciendo su entrada desde el barrio de la cochera hasta la parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción.

Paso de la Oración del Huerto en la calle Gómez Ferrer (1).

Paso de la Oración del Huerto en la calle Gómez Ferrer (2).

Actuaron de padrinos de este emotivo hecho la señorita Amparo Sancho y don Antonio Michavila.

Antonio Michavila y Amparo Sancho el día de la bendición del paso.

En escrito presentado a la Junta Central de Hermandades con fecha 26 de febrero de 1950, la junta de la hermandad solicito el poder realizar su propio traslado procesional el Martes Santo a las 24:00. Los años sucesivos se celebró el traslado el día de Miércoles Santo a las 22:30, fijándose definitivamente a las 24:00 a partir de 1961.


Entrada del paso en la Parroquia de Monte-Sión.

Al finalizar los traslados procesionales, el paso se guardaba en la casa de don Antonio Romeu en la calle Virgen del Rosario, en una habitación que cedía con mucha complacencia. A pesar de ello, la hermandad tenía necesidad de disponer de su propia capilla. Tras los consiguientes contactos con el superior del convento de Ntra. Sra de Monte-Sión, P. Pantaleón Martín, se consiguió el permiso para construir el altar correspondiente en la capilla de la Virgen del Pilar, acarreando los costes del traslado de esta al altar.

Las obras se iniciaron a mediados del mes de septiembre, estando a cargo de Ascencio Fullola, miembro de la hermandad, y tres obreros más a los que se les suministraba todo el material necesario para la construcción. Gracias a la mediación de Saturnino Herrero, profesor de la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, don Benjamin Suria Borrás se encargó de poner la talla en el retablo según el boceto presentado. El mismo Saturnino Herrero esculpió para la capilla las cuatro cabezas de los evangelistas situadas en las pechinas de la cúpula y cuatro relieves relativos al acto de bendición del banderín, al encuentro glorioso, a la procesión del Miércoles Santo de la Hermandad y al via crucis del Viernes Santo.

El acto de Bendición, contó con la presencia de los padrinos: Pilar Martínez Barberá y Saturnino Herrero Domingo, nominados al efecto.


Incorporación del instrumento más distintivo: La Gaita.

A mediados de la década de los sesenta, atendiendo a la idea de los hermano José Vilanova Ortíz y Ramón Puchades Ibor, un nuevo instrumento musical se incorporó a la banda, el dulce y agradable sonido de la gaita, que dará el tono distintivo a la hermandad.

El maestro-músico José María Puig Viñes fué el encargado de enseñar las notas a los hermanos de las seis primeras gaitas adquiridas, llegando a las doce dos años más tarde.


Las Bodas de Plata.

En el año 1971 se celebraron las bodas de plata de la fundación de la hermandad, y se aprovecho el momento para cambiar el banderín y para realizar de una serie de mejoras en la capilla donde se guardaba el paso.

El domingo de Ramos tuvo lugar la bendición del nuevo banderín, regalo a la hermandad de la anterior madrina doña Consuelo Barberá González, quien se había encargado de coserlo y bordarlo en oro y perlas finas. El Padre General de los Terciarios Capuchinos, Candido Lizarraga, ofició su bendición ante la presencia de los padrinos, los hermanos Consuelo y José Llópez Barberá.

El padre Cándido Lizarra bendice el nuevo banderín.

Acto de bendición del banderín de la hermandad.

En la capilla, se desmontó todo el retablo de talla con el fin de adelantarlo hasta el inicio de la misma, eliminando la hornacina donde se custodiaban las imágenes del paso. Estas se situaron en la carroza en dos niveles distintos, al Ángel y Jesucristo más elevados y los apóstoles situados a los pies de los anteriores. Al avanzar el altar, se dispuso de un espacio suficiente para colocar la carroza con las imágenes tal como procesionaban, sin necesidad de desmontarlas como se hacía los años anteriores. Se estrechó la carroza para poder introducirla en la capilla. Se encargó de efectuar todas las obras a Arturo Boix y las pinturas que embellecen las paredes de la capilla serán obra de Carmelo Castellano Ibáñez.

El domingo 18 de Abril, el Padre José Deusa García ofició a la bendición del nuevo altar remodelado, de cuyo acto fueron padrinos don Manuel Francisco Martín y doña Carmen Palacios de Francisco, celebrándose posteriormente la santa misa en acción de gracias.


Restauración del Paso.

En el año 1982 fué necesaria la restauración de imágenes debido a la aparición en algunas partes de las tallas de apolillamientos. El trabajo fue encomendado a la restauradora torrentina Josefina García Moreno, quién se encargó además de imprimirles una capa de barniz para vitrificarlas y evitar en lo posible que en un futuro pudiera ocurrir lo mismo.

Además, se cambió la instalación eléctrica de la carroza y se incorporaron unas colgaduras blancas con diferentes emblemas, inicialmente pintadas y posteriormente sustituidas por otras bordadas. Dichas colgaduras fueron confeccionadas por la hermanas Silla Torrent.


Distinciones en el hábito del Hermano Mayor.

En 1984, Javier Rodríguez Ortíz propuso, con objeto de resaltar la figura del hermano mayor, la elaboración de un fajín distintivo, que contuviese el emblema de la hermandad y el año correspondiente, y que este quedara en propiedad del hermano mayor como recordatorio del acontecimiento. Posteriormente, ya en el año 1988, se instauró el acto del nombramiento oficial del hermano mayor, acto al que acude la junta en pleno al domicilio del hermano designado, siendo Mª Carmen Soto fuertes la hermana mayor de ese año.



La documentación mostrada previamente en la WEB está basada en el libro "HISTORIA DE LA SEMANA SANTA DE TORRENT", escrito por el Historiador y cronista oficial de Torrent José Royo Martínez, a quien la Hermandad agradece enormemente poder contar con dicha documentación histórica.



Historia reciente....

La hermandad acompañando a la Reina del Encuentro de 1992, Mª Monte-Sión Silla Agustí, en el Colegio Mª Auxiliadora.


Foto de la hermandad el Domingo de Gloria de 2014, en el "Patio Rosa" frente a la Parroquia de Ntra. Sra. de Monte-Sion.


Miembros de la Junta de la Hermandad el Domingo de Gloria de 2014, en el Local Social de la Hermandad.